Seleccionar página

La mayoría de las veces empezar un nuevo negocio es demasiado arriesgado y más aún si no tenemos la confianza suficiente para dar el primer paso. Antes de pensar en que nuestra idea de negocio funcione y tan siquiera en hacer inversiones, debemos empezar por mejorar nuestras costumbres y crear hábitos que nos ayudarán a lograr nuestro objetivo.

Puedo contarte que hace diecisiete años decidí emprender mi proyecto personal trabajando con mujeres y parejas, y hace cinco años tomé la decisión de llevar mi proyecto de manera online, pero antes de establecer todo el funcionamiento como tal, empecé a cambiar mi estilo de vida y a crear hábitos que me pudieran ayudar en mi día a día. A continuación, te comparto los que para mí son los hábitos más importantes para emprender:

1. Sal de tu zona de confort.

Es quizás el hábito más complicado de todos. Entrar en un mundo desconocido siempre crea gran incertidumbre y es por ello por lo que no nos atrevemos a salir de nuestra zona de confort. Tomar riesgos y hacer cosas que no nos agradan o nos incomodan a veces es necesario para que podamos salir de aquella burbuja que nos cubre y que, de cierta forma, limita nuestro horizonte. Salir de tu zona de confort hará que tu autoconfianza crezca. Desafíate, y no te rindas. “No podemos convertirnos en lo que queremos ser, permaneciendo en lo que somos en la actualidad.” – Max DePree.

2. Administra el dinero sabiamente.

¿Por qué no enseñan clases de finanzas personales en el colegio? Debemos aprender a ganar, ahorrar, presupuestar y gastar sabiamente el dinero para tener éxito en la vida. Los buenos hábitos de dinero nunca pueden comenzar demasiado temprano. Sobre todo, te recomiendo ahorrar; gasta tu dinero en las cosas necesarias y ahorra siempre algún porcentaje de tu salario. No es recomendable que te embarques en un préstamo que te estará agobiando por varios meses.

3. Cuida tu cuerpo.

Necesitamos actividad física para mantenernos saludables. Los beneficios del ejercicio regular están bien documentados. Debes de encontrar rutinas de ejercicio que sean divertidas y que coincidan con tus gustos personales. Desarrollar una buena rutina de ejercicios es un hábito que aumentará tanto la cantidad como la calidad de tu vida. Para que te desempeñes a tu nivel más alto, necesitas estar en tu mejor forma. Recuerda aquella frase: “cuerpo sano, mente sana”.

4. Inteligencia emocional.

Es normal que como seres humanos nos dejemos llevar por nuestras emociones, al momento de hacer una compra o de tomar una decisión. Daniel Goleman describe la inteligencia emocional como: “la capacidad de reconocer, aceptar y canalizar nuestras emociones para dirigir nuestras conductas a objetivos deseados, lograrlo y compartirlos con los demás”. Las personas mentalmente fuertes son muy conscientes de cómo sus emociones influyen en sus pensamientos y conductas. La disciplina y el autocontrol son importantes para el crecimiento como persona y la toma de decisiones.

5. Lee.

Convertirse en un buen lector requiere práctica. Cuanto más lees y lees, mejor te va. La lectura tiene numerosos beneficios: enriquece tu vocabulario, expande la imaginación, aprendes cosas nuevas y reaviva la creatividad. Muchas de las personas más exitosas del mundo, incluido Bill Gates, son ávidos lectores. Lee lo que te interesa; empieza con pocas páginas al día y ponte metas para terminar de leer un libro en un determinado tiempo.

6. Medita.

La meditación tiene una serie de beneficios para la salud mental y física, desde mejorar la memoria hasta aumentar la compasión y aumentar el sistema inmunológico. Medita al menos veinte minutos diarios divididos en dos sesiones, comienza con diez minutos al empezar el día y diez minutos antes de dormir; utiliza estos espacios para que te desconectes y te equilibres internamente. Pon en práctica la meditación en momentos de estrés o en días difíciles.

Igualmente, puedes hacer un cronograma u horario para que establezcas todas las actividades a hacer cada día y así poder disponer mejor de tu tiempo. Ser puntual también es un factor principal para el desarrollo personal.

Lo importante de poner en práctica todos estos hábitos, es que una vez los adaptes a tu rutina, los harás por toda la vida. Si eres madre, nunca es muy temprano ni demasiado tarde para que tus hijos también aprendan de estos buenos hábitos para emprender.

 

Coach Personal y Ejecutivo
CoFundadora de El Reto de Ser Mujer
Directora de Freypa

En El Reto de Ser Mujer utilizamos cookies propias y de terceros para realizar tareas de análisis y estudios estadísticos de navegación. Si continúas damos por hecho que aceptas su uso. más información ACEPTAR

Aviso de cookies